Francés fuera de manual

Viejo post que recuerdo haber amado escribir:

Hablar señalando el opuesto, negar lo contrario en lugar de afirmar, usar imágenes representativas o repeticiones, son algunas de las tantas formas en las que el Francés cotidiano se presenta ya que, como pasa con cualquier idioma, va más allá de lo que podemos ver en los manuales.

Ce n’est pas trop tôt
Una frase corriente que es pura ironía. Literal: “no es demasiado temprano”. Se usa para manifestar impaciencia cuando finalmente se da algo que uno esperó mucho tiempo más del que consideraba necesario.
Por ejemplo, llega el tren luego de un retraso de una hora, empieza una función de cine que antes tuvo demasiadas publicidades o alguien propone salir a cenar luego de pasar horas dando vueltas viendo qué ponerse.
No lo parece pero es un poco fuerte. Otras que tienen la misma estructura son c’est pas mal (no está mal) para decir que algo le gusta y ce n’est pas terrible (no es grandioso/genial) para decir que algo definitivamente le disgustó.

Dos frases geniales asociadas con el miedo:
Poule mouillé (gallina mojada) se usa para referirse a alguien cobarde, que tiene miedo de todo y todo el tiempo.
Avoir la trouille es la forma más informal de decir que se tiene miedo, muy común entre los chicos (lean esta burla como un cantito: tu as la trouille, tu as la trouille).

Revenons à nos moutons (volvamos a nuestras ovejas)
Si als gallinas mojadas representaban al miedoso, las ovejas en este caso son “el tema en cuestión”. Cuando estamos conversando y nos vamos por las ramas, alguien nos invita a volver sobre el asunto que nos interesa.

Il y a quelque chose qui cloche (hay algo que suena / cloche = campana)
Se usa cuando uno siente que algo va mal, que algo no cierra. Generalmente expresa desconfianza, la sensación de que hay algo que no encaja pero uno no sabe exactamente qué es. Me pregunto de dónde viene esta frase, aunque lo que me imagino es ese momento en el que alguien rearma un objeto mecánico y al finalizar escucha que algo hace ruido (en Argentina usamos “me hace ruido”, que puede o no tener el mismo origen).

Métro, boulot, dodo (metro o subte + trabajo o laburo + dormir o apolillar)
Se usa para decir que uno no hace nada más que ir a trabajar. Es una forma de marcar una rutina que representa la estructura de vida cotidiana a la que el parisino intenta escapar. Se asocia mucho también con el otoño y el invierno, por oposición a lo que representa el verano, con sus días largos y sus actividades al aire libre.

Tu connais la musique (conocés la música)
Otra frase que tiene que muy bien puede decirse a continuación de la anterior y que yo traduciría por ejemplo como “sabés de lo que estoy hablando”. Ojo, esta frase se puede usar también en forma literal cuando estamos hablando de música, no todo es una metáfora 😉

Être fleur bleue (ser flor azul)
Esta expresión muestra, para mí, un poco lo que es el espíritu francés.
Surge en un libro de principios del siglo XIX como símbolo del pasaje del mundo real al al espiritual y como representación del amor puro y verdadero. Pero en nuestros días se usa para decir que alguien es demasiado sentimental, algo así como un romántico incurable o, dependiendo del contexto, simplemente ingenuo (naïf).

Entre chien et loup (entre el perro y el lobo)
También conocido como la hora azul (l’heure bleue) este momento del día en el que está a punto de ser la noche y todo cobra un color especial, es el favorito de los fotógrafos y lo encontramos representado infinidad de veces en la literatura.
Cuentan que la película Días de Gloria (Days of Heaven) fue rodada completamente durante ese momento, haciendo que cada día pudieran filmar durante sólo media hora, pero creando un clima único que le valió el Oscar a la mejor fotografía y el Prix de la mise en scène del Festival de Cannes.
Pero volviendo a la expresión, entre chien et loup, traducida muchas veces como crepúsculo o caída de la noche, nace de un texto del siglo VII que hace mención a este horario en el que uno no puede distinguir entre un perro y un lobo.

Nuit blanche (noche blanca)
Traducido generalmente como noche blanca, especialmente cuando hace referencia al evento artístico anual que se desarrolla en Paris y que lleva ese nombre, significa en realidad noche sin dormir o, simplemente, insomnio. No tan raro, considerando que nosotros decimos pasar la noche en vela, ¿no?
Es una expresión que surge en el siglo XVIII y los franceses no se ponen de acuerdo sobre su origen, pero yo siempre lo relacioné con Rusia, más específicamente con el libro Noches blancas de Dostoyevski. En la misma línea tenemos Insomnia (traducida en Argentina como Noches Blancas, justamente) en la que Al Pacino no logra adaptarse a las noches luminosas del verano en Alaska y que es una remake del film noruego del mismo nombre. En todos estos casos el concepto es idéntico: la noche iluminada crea esa atmósfera insomne (y por lo tanto somnolienta) en la que el protagonista se mueve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s